Viajamos a Ávila

Secundaria

Los alumnos de 2º ESO viajaron a Ávila para conocer el ambiente de una ciudad medieval y poner en práctica lo estudiado en la asignatura de Geografía e Historia, en concreto lo referente al Románico y Gótico.

Para ello visitaron la basílica de San Vicente, construcción del Medievo a caballo entre los siglos XII y XIV, ejemplo perfecto del Románico de transición. Allí pudieron aprender la labor didáctica que tenían las portadas de las iglesias y catedrales medievales, en este caso con la historia del rico Epulón. Dentro se quedaron estupefactos ante la contemplación de uno de los conjuntos escultóricos mejor conservados del Románico europeo, a saber, el cenotafio de los Santos Niños. Además, fueron capaces de reconocer los elementos básicos y característicos tanto del Románico (arcos de medio punto, muros gruesos, bóvedas de cañón, etc.) como los del Gótico (arcos ojivales, bóveda de crucería, etc.).

Más tarde pudieron disfrutar de las magníficas portadas de la catedral gótica de la capital abulense, desde donde se dirigieron a la entrada que lleva a la mundialmente conocida muralla de Ávila.

Desde las alturas contemplaron el casco urbano de la ciudad, así como del entorno, siendo capaces además de distinguir algunos componentes defensivos de los lienzos defensivos, tales como los matacanes o aspilleras. Un día para recordar donde el ambiente medieval empapó todas las actividades.

Ávila en un día

La ciudad de Ávila, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es conocida por sus formidables murallas medievales que rodean el casco histórico medieval de la ciudad. Dentro de las murallas perfectamente conservadas el tiempo parece haberse detenido. Y es que el interior de Ávila conserva un rico pasado que nos llevará a conocer palacios renacentistas, edificios medievales e iglesias románicas (dentro y fuera de la muralla).

Los orígenes de esta ciudad se remontan a la Reconquista cuando se establecieron a finales del siglo XI. Sin embargo, el apogeo de Avila llegó en el siglo XVI, cuando el espíritu místico de Santa Teresa de Jesús lo convirtió en un importante destino de peregrinación. Igualmente inspirador es el entorno natural, ya que la ciudad se encuentra en una meseta protegida por las colinas de las montañas de Sierra Gredos.

Nuestra sensación tras visitar la ciudad, es que al igual que ciudades como Cáceres o Salamanca, Ávila es uno de esos lugares que hay visitar, al menos, una vez la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *