Viaje fin de curso a Grecia

Viaje fin de curso

Grecia ha sido este año el país elegido por los alumnos de 4º de Educación Secundaria para su viaje de fin de curso, un lugar perfecto para combinar cultura y ocio.

Acompañados por varios de sus profesores, los estudiantes del último curso de la ESO volaron hasta Atenas donde fijaron su estancia y desde allí visitaron además de la capital, otras ciudades del país heleno que les acercaron a la cuna de la civilización occidental.

Para no perdernos ningún detalle relataremos, a modo de diario y en primera persona, el recorrido de nuestros alumnos de 4º por tierras griegas :

Después de aterrizar en Atenas y de un breve paseo por la capital, descansamos para iniciar nuestro periplo griego. Lo iniciamos en Delfos, donde visitamos el Oráculo del dios Apolo y el Museo Arqueológico de la ciudad. En Delfos pudimos disfrutar de unas de las vistas más increíbles del país y nos quedamos muy impresionados por la belleza del lugar.

En nuestro tercer día por tierras helenas, viajamos hasta el Peloponeso. Allí descubrimos el teatro de Epidauro, uno de los coliseos griegos mejor conservados del mundo y en el que pudimos comprobar su magnífica acústica. Y nos trasladamos hasta Micenas, patria del rey Agamenón que impresiona por sus enormes murallas ciclópeas y la monumental tumba, conocida como el tesoro de Atreo.

Llegamos al cuarto día de viaje para detenernos y disfrutar de la espectacular Atenas. Comenzamos nuestra visita en el antiguo estadio olímpico, el Zapeón, y desde allí nos trasladamos al templo de Zeus olímpico, el ágora romana y el Museo de la Acrópolis, Plaka. Y llegamos, por fin, a la deslumbrante Acrópolis ateniense para “saborear” cada uno de sus rincones, ya que poco antes habíamos tenido la oportunidad de obtener algunas de las mejores instantáneas de este símbolo universal de la cultura clásica, desde la colina de Filopapo.

Al día siguiente, nuestros pasos nos condujeron hasta la plaza Sintagma, donde asistimos al solemne cambio de guardia en el Parlamento griego, nos fuimos de compras por el barrio de Monastiraki e incluso tuvimos tiempo de disfrutar de unos riquísimos helados en una afamada –aunque desconocida- repostería de la capital griega.

Disfrutamos de la playa

Después de este “baño cultural” –y alguno que otro en la magnífica piscina del hotel en el que nos hospedamos en Atenas- llegamos, por fin, a las playas del sur de la capital para disfrutar de unos días más relajados y tranquilos.

Ya de vuelta y con la añoranza de haber pasado unos días inolvidables, solo nos queda desear a nuestros compañeros de 3º que el próximo año puedan disfrutar de su viaje de fin de curso, tal y como lo hemos hecho nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *